Vestido de novia lienzo, blanco inmaculado

En cuanto Rosi nos contactó para diseñar el vestido que la acompañaría el día más importante de su vida, teníamos claro que lograríamos algo digno de quedar retratado para siempre. Rosi es una mujer excepcional que vino con muchas ideas diferentes pero con un concepto claro que las hilaba todas: ella quería un vestido elegante, sofisticado, con un corte sobrio.

El concepto de vestido como lienzo inmaculado ha sido el principal concepto de esta creación, basta con observar su corte y caída y la larga tela que se amplía hacia el final de su recorrido.

Había que dejar protagonismo también a la propia Rosi por encima del vestido, como sus intensos labios rojos y el tocado de flores que adornaba su cabello. El vestido es un precioso lienzo que realza la belleza de todos los elementos que se superponen encima de él, y esta es la idea principal que queríamos conseguir para Rosi.

La boda fue una ceremonia íntima y sencilla pero repleta de encanto, y gracias a nuestro trabajo pudimos conseguir que estos elementos se reflejarán en el vestido. Rosi no podía ir más bella y deslumbrante. Así quedó plasmado cuando la iglesia se iluminó con su entrada hacia el altar, donde ya la esperaba sonriente su futuro marido. Las personas que se encontraban en la íntima ceremonia contuvieron la respiración embargados de la emoción. Gracias al corte y forma del vestido, Rosi se sentía cómoda y con plena libertad para afrontar todas las situaciones que pudieran surgir en su gran día.

Ha sido un placer para nosotros diseñar algo tan especial para el gran día de Rosi, todo un reto que nos ha hecho avanzar y aprender como con cada proyecto que abarcamos, siempre con ganas e ilusión por ayudar a crear y construir el día más especial de tu vida.