Vestido de novia de palabra de honor

Recuerdo cuando conocí a Elena como si fuese ayer mismo. Tras presentarnos y cruzar las primeras frases me llamó la atención su sonrisa sincera y lo bien que explicaba sus ideas. Partiendo de esta base, tenía clarísimo que el vestido de novia de Elena iba a ser una pieza única con la que disfrutar trabajando. Algunas novias tienen muchas dudas ante la elección del vestido de novia, más aún cuando trabajan con modistas o talleres de novia donde las posibilidades son infinitas para adaptarse a sus gustos, pero Elena ya venía con la idea de casarse con un vestido de corte princesa.

Durante esa primera charla, muy amena y distendida, comenzamos a concretar algunos detalle del vestido que Elena llevaría el día de su boda. Partiendo del corte princesa, escogimos un vestido de palabra de honor, con escote en corazón y una falda de capas de tul. Una de las partes que más me gusta de este vestido es como la falda de tul y el tejido del resto del cuerpo estan en total armonía, de forma que el dibujo del encaje rebordé utilizado para el cuerpo se va difuminando cuando entra en contacto con la falda.

El día de la boda, Elena utilizó un cinturón a juego con el tocado de flores. Un vestido de boda sencillo, ligero y elegante, pero a su vez también muy trabajado y detallado para realzar la figura de novia.