Vestido de novia con escote de georgette de seda drapeada

Irene tenía muy claro que el día de su boda iba a ser especial y el vestido de novia tenía que estar a la altura. Como podéis comprobar, ambas quedamos más que felices con el resultado de este vestido bonito, elegante y que sentaba como un guante a Irene.

Cuando nos reunimos por primera vez Irene ya tenía en mente algunas líneas que quería seguir, pero conversando entre ambas surgieron nuevas ideas y encontramos esos detalles que han dado un resultado espectacular. El vestido, recto y largo cuenta con una abertura trasera para dejar la espalda al aire y botones forrados desde la cintura hasta el largo del bajo.

El escote abierto se apoya ligeramente sobre los hombros para dejar una forma de diamante en la espalda. El juego con el escote, una pieza de georgette de seda drapeada que cruza en el delantero y vuelve hacia la sisa, le da el toque princesa que todas hemos soñado alguna vez.

En el bajo de la manga ranglan ajustada y cerrada en el bajo por botones se repite la misma forma del escote, logrando una pieza perfectamente armónica. Para rematar el vestido de novia lleva sobre él una sobre falda forrada con cola de 2,5 m en tejido crepé.

Irene quedó tan deslumbrante con su vestido de boda que inspiró a la fotógrafa Silvia Ferrer a hacer esta maravilla de fotos, de la que podéis ver un adelanto en nuestra galería y el reportaje completo en su página web.