El Vestido de Novia de Ana

Siempre es un orgullo que una novia confíe en nuestras manos para algo tan importante como es el vestido que llevará en su boda. Con Ana, este orgullo fue aún mayor tras la primera visita, pues desde la primera charla ambas tuvimos buena sintonía, y proceso de creación previo fue muy entretenido. Recuerdo que durante la primera cita, en su casa, sentadas ambas en torno a una mesa de té, sacamos diversas conclusiones sobre la línea que quería Ana para su vestido y el tejido que mejor le sentaría.

Desde el primer momento, la novia ya tenía una idea más o menos definida de cómo quería que fuera su vestido. Me enseñó varias fotografías de vestidos de novia que había recopilado, destacando pequeños detalles de cada uno para exponerme como quería que fuera su vestido de novia ideal. Trabajar con Ana fue todo un placer, pues ella participó activamente durante todo el proceso, eligiendo de forma minuciosa hasta el más mínimo detalle. Ana quería estar segura de cada paso que tomaba en la confección de su vestido, y juntas conseguimos dar forma al vestido de novia de sus sueños.

El resultado de todo este trabajo conjunto fue un vestido de escote redondo con espalda cuadrada, rematada por tres rosetones que dan el paso a la cola. Una forma muy elegante y sencilla que se adaptó a la perfección a la silueta de la novia. El tejido elegido para el vestido de Ana fue gasa de seda, a la que se le bordaron detalles para destacar y dar vida a los hombros y la cintura. El toque final al vestido fue el drapeado de la parte de arriba del vestido, lo que enmarcó de forma perfecta la figura de Ana en su vestido de novia.

Fotografía: Raúl Pageo