EL VESTIDO DE ANA

Es bien sabido que Pret a Emporter trabaja en co-diseño con la novia, por lo que el vestido de Ana fue elegido por ella misma y se caracteriza por ser de corte sirena, con escote en “V” tanto delante como en la espalda. La falda está cortada con costadillos en la espalda para estrechar en la parte alta de la pierna para ir abriéndose hasta culminar en la cola.

El tejido, de Dolce & Gabanna, es un tul bordado de cuentas de cristal montado sobre una base de muselina de seda. Una auténtica preciosidad a la vista que deslumbró tanto al novio como a los asistentes a la boda.

La ubicación, las flores, la decoración, las fotografías, el servicio, la música…absolutamente todos los detalles cuentan en el día más importante de la vida de Ana.

La celebración contó con una decoración muy naturalista y verde, combinada con toques modernos de neón y un espacio al aire libre dónde disfrutar del gran día, además de contar con un exquisito sillón decorado con preciosas flores de tonalidad neutra que crearon el espacio perfecto para fotografiarse.

Lo que puso la guinda al pastel tras un día de ensueño fue el espectacular paseo que los novios se dieron a orillas de la playa, culminando entre fotografías y besos la unión definitiva de su amor y dando comienzo a toda una vida juntos.