Vestido de novia dos piezas en encaje rebrodé y crepe

Cada vestido de novia que preparo es una experiencia diferente, pero con Marta mis expectativas fueron sobrepasadas. Su belleza natural y la simpatía que irradia me hicieron tener una idea bastante clara del tipo de vestido que mejor quedaría a Marta en su boda. Como siempre, la futura novia fue añadiendo sus gustos, opiniones e ideas sobre los primeros recortes y patrones.

Marta tenía claro que quería un vestido de novia que destilase elegancia y atrajese todas las miradas durante el día de su boda, por eso nos decidimos por un vestido de novia de dos piezas. Ambas acabarían perfectamente armonizadas, pero esto nos facilitó centrarnos en lo bonito y llamativo en el top mientras que dejábamos la elegancia y comodidad para la falda de crepe.

Sobre el top trabajamos durante varios días con distintas inspiraciones, pero finalmente nos decantamos por el encaje, la espalda con escote en V y manga francesa. En conjunto, el vestido de novia no podía definirse de otra forma que no fuera precioso. El remate al vestido lo ponía una cómoda y suave falda de crepe rematada con un cinturón de encaje que hacía a la par de nexo entre las dos piezas del vestido.

Para mí este vestido de novia de dos piezas es una gran ejemplo de vestido de novia bonito, elegante y cómodo. Marta pasó toda su boda prácticamente sin parar quieta, y ni siquiera durante las intensas horas de bailes tuvo que preocuparse por su vestido. Todos quedamos asombrados de lo guapa que lucía y lo bien que le quedó el vestido. El tono de su piel y el color del pelo de Marta fueron un plus para que todo el vestido de novia quedara de 10.