Vestido de novia de rebordé y falda en organza de seda

Cuando Sonia nos contó su idea para el vestido de novia que quería llevar en la boda, nos quedaron muy claros dos conceptos: tenía que adaptarse perfectamente a su cuerpo y que a su vez fuera una prenda muy ligera.

Para el body buscamos elegancia y suavidad con la intención de realzar el físico de Sonia mediante una prenda muy poco pesada, realizada en rebordé con pedrería. Sin ninguna duda, fue el centro de todas las miradas durante la boda gracias a la combinación del fino encaje y la brillante pedrería.

Para darle volumen al vestido sin renunciar a la ligereza que buscaba Sonia optamos por confeccionar en organza de seda una primera falda de tipo pareo, y una última sobrefalda también de organza de seda para dibujar la cola del vestido de novia. Como puede apreciarse por las fotografías, Sonia pudo disfrutar de un vestido ligero, cómodo y muy vistoso que le quedó perfecto durante la ceremonia y que le permitió disfrutar del banquete y la fiesta con mucha comodidad.