Vestido de boda en crepe de seda y chantilly francés

Mari Cruz llegó al taller con una idea muy clara y concreta del vestido que ella quería llevar en su boda, y prácticamente solo nos costó un par de horas diseñarlo. En esta ocasión, la novia tenía nociones de costura y antes de que empezáramos a definir el patrón ella ya sabía cómo iba a resultar la silueta del vestido, por lo que fue muy sencillo definir la línea final.

Esas primeras horas de trabajo sobre este vestido de novia lo empleamos entre Mari Cruz y yo en escoger los tejidos y las texturas que potenciaran y resaltaran la idea de un vestido elegante, moderno y bonito. Sin duda, Mari Cruz y este vestido tienen una clara relación con el art nouve y desde Pret A Emporter procuramos hacer aún más poderoso y evidente ese vínculo gracias a la combinación de crepe y chantilly.

El resultado, según la propia Mari Cruz, fue un vestido de novia perfecto. Cumplía con la idea que ella trajo desde casa y el toque retro moderno que buscaba para su boda. La mezcla de la confección, en crepe de seda y chantilly francés le dio vida propia al vestido, que en todo momento dio un aire aún más elegante a Mari Cruz. Para rematar el vestido, apostamos por un juego de transparencias en la espalda que hizo destacar a Mari Cruz desde todas las perspectivas.